You are currently viewing La prohibición de Estados Unidos para transar con el Petro

The U.S. ban on trading with the Petro

Desde el anuncio de su creación en diciembre de 2017, el Petro —la criptomoneda venezolana—, ha generado opiniones y acciones por parte de individuos y de algunos gobiernos.

Tres meses después de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, informó sobre la aparición de la moneda digital, el primer mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, emitió una orden ejecutiva para tomar medidas adicionales en torno a la situación de Venezuela.

¿Qué dice la prohibición de Estados Unidos sobre el Petro?

Publicada en el portal web de la Casa Blanca el 19 de marzo de 2018, tiene como antecedente la orden ejecutiva número 13.808 del pasado 24 de agosto de 2017 y está fundamentada en lo que este gobierno considera un intento de las autoridades venezolanas de eludir las sanciones emitidas por el país de América del Norte, al crear una moneda digital en un proceso declarado ilegal por la Asamblea Nacional de Venezuela.

El documento establece claramente la prohibición de cualquier transacción realizada por una persona de los Estados Unidos o dentro del mismo país con alguna moneda digital emitida por, para o en nombre del gobierno venezolano, a partir del momento en que entre en vigencia la mencionada orden.

Al referirse al término «persona» se hace alusión a cualquier individuo o entidad. La entidad está descrita como sociedad, asociación, fideicomiso, empresa conjunta, grupo o corporación. Cuando la orden hace referencia al gobierno de Venezuela también implica alguna subdivisión política, agencia del Estado como el Banco Central de Venezuela e incluso la empresa Petróleos de Venezuela, y cualquier persona que actúe en representación del gobierno.

Lo que dice el punto 6 de la orden ejecutiva

De igual manera, se hace explícita la ilegalidad de cualquier transacción que evada, evite o tenga el propósito de evadir o evitar, violar o intentar violar cualquiera de las prohibiciones establecidas.
En el punto número seis de la orden se aclara que la misma «no tiene la intención, y no crea, ningún derecho o beneficio, sustantivo o procesal, exigible por ley o en equidad por cualquier parte contra Estados Unidos, sus departamentos, agencias o entidades, funcionarios, empleados, agentes o cualquier otra persona».

El Secretario de Hacienda, en consulta con el Secretario de Estado, está autorizado por el Ejecutivo a dar cumplimiento a las medidas correspondientes. Asimismo, se establece que todas las agencias y dependencias del gobierno estadounidense tomarán todas las acciones necesarias dentro de su campo para ejecutar las disposiciones.

El documento está sustentado en la autoridad conferida a Donald Trump como presidente electo y reposa bajo la Ley de Poderes Económicos Internacionales de Emergencia, la Ley Nacional de Emergencia y el Código de los Estados Unidos.

Antes de ser emitida la orden, dos senadores de Estados Unidos habían enviado una carta para advertir al presidente Trump sobre la emisión de la criptomoneda el Petro. En esta misiva se argumentaba que la creación de la moneda digital respondía al interés del gobierno venezolano de evadir las sanciones impuestas.

Por su parte, el gobierno venezolano respondió con un comunicado la orden emitida por Estados Unidos. En el documento oficial se establece que la medida del país norteamericano es «violatoria de la Carta de las Naciones Unidas y de los principios más elementales del derecho internacional que rige las relaciones civilizadas entre Estados soberanos».

Sources consulted