You are currently viewing La credibilidad en el interrogatorio, un valor a construir en Derecho

Credibility in the interrogation, a value to be built in law

Dejar que la verdad sea la que guíe cada una de las acciones profesionales es la forma más honesta y la única posibilidad real de construir la credibilidad, sobre todo cuando se trabaja en espacios donde la palabra es fundamental, como en el mundo del Derecho. El abogado litigante asume la responsabilidad ante un juzgado y testigos de llevar a buen término la defensa de su cliente. Cuando esta actividad profesional se desarrolla atendiendo a la ética y la moralidad, la preparación de preguntas para el interrogatorio de testigos se hace de forma hilada y rápida, sin dejar ningún cabo suelto.

Los interrogatorios para los testigos que sustentan la teoría de defensa es un aspecto importante en el litigio y por lo tanto, el abogado debe ser cauteloso en la selección de las preguntas y en la forma en la que estas son elaboradas. Las preguntas siempre deben ser claras, precisas y concisas, con la intención de que el interlocutor sea capaz de comprender cabalmente el cuestionamiento y que ninguna de las palabras se preste a malas interpretaciones.

Una vez que el abogado comprende que la veracidad y honestidad son las piezas claves en la construcción de la credibilidad de los testigos, las siguientes recomendaciones contribuyen a lograrlo lograrlo de forma más rápida y óptima:

  1. Antes de incluir a un testigo que forme parte de los argumentos que defienden la causa, el profesional debe considerar la pertinencia de su testimonio para esclarecer los hechos y aportar datos de interés a la defensa. Estos aspectos deben estar claramente estudiados y evaluados previamente.
  2. El interrogatorio sólo funciona cuando se tiene un objetivo definido. No tiene validez salir a pescar en el cuestionamiento pues la defensa podrìa verse severamente afectada en estos casos.
  3. Las primeras preguntas realizadas al testigo deben por tanto aclarar dudas sobre su procedencia y generar confianza en el juzgado. Es decir, el abogado deberá hacer cuestionamiento que validan la importancia de su testigo para el caso. Esto es imposible si el profesional no lo tiene completamente claro dentro sí.
  4. Como se dijo anteriormente, las primeras preguntas están enfocadas en la presentación del testigo. Es importante destacar que no es necesario incluir en el diálogo datos que no aporten información de relevancia. Estas preguntas iniciales también generarán confianza entre el abogado y su testigo.
  5. Como parte de la presentación del testigo, es vital incluir preguntas donde se demuestre la no vinculación del testigo con las personas comprometidas en el caso, lo que determinará el conflicto de intereses que puedan generarse. El abogado deberá estar atento a a este punto, con la intención de mantener la claridad en todo momento, negar información es contraproducente para el caso.
  6. Una vez finalizada la presentación, se procederá con la batería de preguntas destinadas a profundizar en el testimonio por el cual la persona fue llamada al proceso jurídico. En esta etapa es crucial comprender que la confianza del testigo también se construye con base en el conocimiento personal que este tenga sobre los hechos, las circunstancias desde donde pudo registrarlos, su memoria, sus capacidades retentivas y expresivas, e incluso los aspectos que le otorguen objetividad en la narración.
  7. Toda la información recabada antes del interrogatorio a sus testigo y posterior a este evento debe ser lo suficientemente óptima para generar líneas de defensa sólidas para el caso. Es una habilidad profesional del abogado saber aprovechar con profesionalismo y ética esta herramienta del litigio.
  8. Al obtener la información deseada en un interrogatorio lo más prudente es cesar el interrogatorio. En oportunidades, introducir nuevas piezas en el juego puede complicar a la defensa.
  9. Si el abogado no conoce la respuesta es mejor que no se arriesgue a formular la pregunta.
  10. Ante cualquier respuesta fuera del guión establecido, o ante un testigo que miente es importante que el profesional no pierda el equilibrio y que demuestre manejar todas las opciones que se presentan.

En ALAN ALDANA & ABOGADOS, siempre recordamos que es mejor tener un testigo bueno que uno y medio….

Sources consulted